Navigation Menu+

No dejemos de soñar

Llegó otro día importante, de fiesta de nuestra comunidad  de Castilla y León y además Día del Libro, pero esta vez…

Sabéis lo “pesadas” que llegamos a ser a veces con éste tema, de los libros, de los cuentos, de contarles, de hacerles imaginar, de hacerles volar su imaginación y que, en especial en esta aventura” viajen, vuelen, sueñen con otros lugares, con otros castillos, con otros campos, con otros mares, con otros…

Algunos consejos, que nos dan a nivel institucional, son:

El Día del Libro se encuentra en cada persona, empresa e institución que realiza un acto, pequeño o grande.

Los libros son la ventana al mundo durante el COVID-19

Ahora más que nunca, cuando la mayoría de las escuelas de todo el mundo se mantienen cerradas y las personas se ven obligadas a limitar el tiempo que pasan fuera de sus hogares, debemos aprovechar el poder de los libros para combatir el aislamiento, reforzar los lazos entre las personas y ampliar nuestros horizontes, al mismo tiempo que estimulamos nuestras mentes y creatividad. Durante el mes de abril y durante todo el año, es fundamental dedicar tiempo para leer solo o con sus hijos.

Es un momento crucial para celebrar la importancia de la lectura, fomentar que los niños y niñas se conviertan en lectores y promover un amor de por vida por la literatura y la integración de la lectura en el mundo del trabajo.

Por eso, hoy, queremos celebrar un día del libro especial.

Éste año, no nos había dado tiempo a re-editar ningún cuento, como son todos los que os hemos contado en la serie “Tenemos mucho cuento”. Cuentos que nos han gustado y que queríamos que los duendes disfrutaran tanto de ellos, que los hicieran suyos, por eso pasamos a llevarlo a cabo y cada uno de ellos, una vez que les habíamos contado el cuento y sacado nuestras conclusiones, lo re-diseñabamos otra vez. Cada uno, intentaba seguir lo propuesto, pero en el fondo, hacía su verdadera versión. La que le salía de dentro.

Esto, es lo que hoy echamos de menos. Por eso, hemos intentado poner solución.

A continuación, veréis el cuento que nos ha gustado, para que lo compartamos entre todos, por sencillez y sus valores.

Se titula “Roberto y el escultor de nubes

Y ahora que ya lo habéis disfrutado, os proponemos que el duende lo haga suyo. Os adjuntamos un archivo PDF, donde encontrareis el cuento.

(Esta vez es un poco más complicado para los que no tenéis impresora, pero a lo mejor, con el buen ambiente que tenemos en los portales, se lo podemos pedir a ese vecino con el que nos llevamos bien, para que nos lo imprima, son 8 paginas, no es más)

Que cada uno de ellos, pueda, poco a poco, ira dando color, con pinturas, pegatinas, papel, lo que queráis, a Roberto, a su amigo el escultor, a los árboles, a su casa, a las nubes, a todo lo que quiera iluminar.

¿Qué os parece? Además, en la última página del cuento, el duende, tiene su lugar para  escribir su nombre, donde dice “Adaptación de las ilustraciones, hecha por …” ahí irá el nombre de nuestro duende.

¡Animaros y feliz día del libro!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: