Navigation Menu+

Los guardianes del bosque de los Duendes

Como cada año, después de Navidad, nos volvimos a juntar ese montón de duendes, de mamás, de tías y amigas que ya vamos camino de convertirnos en un clásico del carnaval coyantino.

Acudisteis a nuestra llamada y poco a poco fuimos desempolvando las tijeras, el celo, la grapadora…. y este año incluso la aguja. La idea al principio parecía sencilla, aunque como no podía ser de otro modo lo fuimos complicando.

Pero después de unas trepidantes semanas y con el toque final de las orejas… llegó el gran día.

La locura empezó poco antes de las cuatro,  y poco a poco esto se fue animando. Los pequeños se portaron fenomenal, se dejaron poner, quitar, retocar… y listo. La verdad es que los elfos estaban guapísimos y las hadas encantadoras…..¡Claro, qué vamos a decir nosotras!

Bailamos y nos divertimos durante todo el desfile, moviendo las alas, los arcos y las orejas. Sí, ya sabemos, que el año que viene tenemos que mejorar lo del baile, (habrá que trabajarlo un poquito…). Pero sobre todo,  llenamos las calles de un vistoso colorido y de buen humor.

Al final el frío nos quería echar para casa, pero los que aguantamos pudimos disfrutar de nuestro momento de gloría. ¡¡Y cómo lo disfrutan los pequeños!!

Gracias a las que seguís fieles a pesar de los años, gracias a las que os habéis incorporado este año. ¡¡Gracias a todos y todas, porque entre todos lo hacemos posible!!

Y ahora… a esperar el buen tiempo para celebrarlo con un día de campo…

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: