Navigation Menu+

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Resultado de imagen de inicio del quijote

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho que vivían 37 hidalgos de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor

En esto, descubrieron treinta o cuarenta o sesenta y nueve molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a sus 16 escuderos Sanchos

… “Soberana y alta señora:

El herido de punta de ausencia, y el llagado de las telas del corazón, dulcísimas 47 Dulcineas del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es en mi pro...

Para mí sola nació don Quijote, y yo para él; él supo obrar y yo escribir; solos los dos somos para en uno, a despecho y pesar del escritor fingido y tordesillesco que se atrevió, o se ha de atrever, a escribir con pluma de avestruz grosera y mal deliñada las hazañas de mi valeroso caballero, porque no es carga de sus hombros ni asunto de su resfriado ingenio; a quien advertirás, si acaso llegas a conocerle, que deje reposar en la sepultura los cansados y ya podridos huesos de don Quijote, y no le quiera llevar, contra todos los fueros de la muerte, a Castilla la Vieja, haciéndole salir de la fuesa donde real y verdaderamente yace tendido de largo a largo, imposibilitado de hacer tercera jornada y salida nueva; que, para hacer burla de tantas como hicieron tantos andantes caballeros, bastan las dos que él hizo, tan a gusto y beneplácito de las gentes a cuya noticia llegaron, así en éstos como en los estraños reinos». Y con esto cumplirás con tu cristiana profesión, aconsejando bien a quien mal te quiere, y yo quedaré satisfecho y ufano de haber sido el primero que gozó el fruto de sus escritos enteramente, como deseaba, pues no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, que, por las de mi verdadero don Quijote, van ya tropezando, y han de caer del todo, sin duda alguna. Vale.

Y aunque así termina la historia, para los Duendes de la Mancha, nos quedará en la memoria, los tijeretazos dados, los enfados y las risas, las prisas, … en fin.., los buenos momentos pasados y el desfile disfrutado y ya terminado.

Gracias a los que nos ayudasteis a cortar, pegar, montar, pintar, calmar, fotografiar, repartir, animar… y tantas otras cosas que pasan inadvertidas, pero se hicieron.

Aquí nos llegan las imágenes de las sonrisas y la alegría con la que nos quedamos y no olvidaremos.

Y el próximo año …

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: